Cargando sitio

EL GOBIERNO CORPORATIVO Y LAS BUENAS PRACTICAS EMPRESARIALES

Alberto Preciado
Paloma Puerta

¿Qué significa, cómo funciona y cuál es su importancia? *Publicado en la revista empresarial de APD: https://www.apdcolombia.org/el-gobierno-corporativo-y-las-buenas-practicas-empresariales/   El gobierno corporativo ha venido evolucionando y…

¿Qué significa, cómo funciona y cuál es su importancia?

*Publicado en la revista empresarial de APD:

https://www.apdcolombia.org/el-gobierno-corporativo-y-las-buenas-practicas-empresariales/

 

El gobierno corporativo ha venido evolucionando y hoy se conoce como buen gobierno corporativo y sanas prácticas empresariales, que no son nada distinto que la implementación de normas, regulaciones, procedimientos y principios que se incorporan a las organizaciones, para fortalecer los órganos de gobierno. Su objetivo principal es generar confianza y seguridad a través de estrategias y principios encaminados a interactuar entre las diferentes estructuras de la organización, como la junta directiva, el consejo de administración, las asambleas de accionistas, los accionistas, los proveedores, entre otros, buscando mejorar y solventar el proceso de toma de decisiones, a través de información pública, abierta, completa y transparente, ajeno a interferencias externas.

“El Gobierno corporativo abarca un conjunto de relaciones entre la administración de la empresa, su consejo de administración, sus accionistas, y otras partes interesadas. También proporciona la estructura a través de la que se fijan los objetivos de la compañía/empresa y se determinan los medios para alcanzar esos objetivos y supervisar el desempeño.”[1]

Los principios del buen gobierno corporativo y las buenas prácticas empresariales han ganado importancia por la creciente preocupación en la gestión y transparencia en la toma de decisiones, que agregan valor a las organizaciones, generan confianza a los inversionistas, son altamente reconocidos y valorados por las calificadoras de riesgo y al final retribuyen en su éxito y resultados. Su fin primario es “propender por un manejo responsable y transparente de la empresa, haciéndola más competitiva y productiva, por cuanto la aplicación de estas reglas al interior de la misma, tiene como efecto la captación de mejores recursos humanos y financieros, el mejoramiento de las condiciones de funcionamiento y el estímulo al consumo y a la producción de bienes y servicios.”[2]

Según la OCDE y el G20, hay 6 principios de gobierno corporativo son referencia para la implementación de estas buenas prácticas: (i) la consolidación de la base para un marco eficaz de gobierno corporativo; (ii) los derechos y tratamientos equitativos de los accionistas, en función de la propiedad; (iii) los inversionistas institucionales, mercado de valores y otros intermediarios; (iv) el papel de los actores interesados en el ámbito de gobierno corporativo; (v) la divulgación de información y transparencia; y (vi) las responsabilidades del Consejo de Administración[3].

Seguir las exigentes normas de un buen gobierno corporativo beneficia a los usuarios o consumidores, a los directores y a los inversionistas. Una organización que busca crecimiento y expansión, conlleva al aumento de la complejidad de sus negocios, operaciones, riesgos legales, reputacionales y de imagen, por lo cual seguir dichos principios es altamente beneficioso, cuidando la interferencia ajena.

La profesionalización de la gestión y del gobierno corporativo, se convierte también en prevención de crisis y consolida el éxito, manteniendo un crecimiento sostenible, consistente y honesto. En los últimos años, empresas reconocidas y gobiernos han implementado los principios del buen gobierno corporativo y sanas prácticas, lo que genera credibilidad y repercute positivamente en el mercado, aumentando la confianza, estabilidad y generando mayor rentabilidad y solvencia en las organizaciones[4]. En Colombia, la Superintendencia Financiera promovió el grupo de trabajo intersectorial que produjo el Código País de Gobierno Corporativo destinado a las sociedades inscritas en bolsa[5] y la Supersociedades expidió la Guía Colombiana de Gobierno Corporativo para Sociedades Cerradas y de Familia[6]. En Estados Unidos, existe una amplia variedad de regulaciones para promover el gobierno corporativo, como la Ley Sarbanes-Oxley o ley SOX, que exige a todas las empresas publicas constituir comités de auditoría sólidos, pruebas de controles internos, responsabilidades personales a los directores y funcionarios por los estados financieros, promoviendo así su divulgación. Esta ley creó la Junta de Supervisión Contable de Empresas Públicas (PCAOB), que promulga normas para los contadores públicos, extendió sus conflictos de intereses y exigió la rotación de los auditores –entre nosotros revisores fiscales– cada cinco años, para la misma empresa pública[7]

Cada vez son mayores los esfuerzos por fortalecer las buenas prácticas y la veracidad y claridad de la información, para la acertada y trasparente toma de decisiones. Los inversionistas, los consumidores y la comunidad están interesados en saber no solo el resultado final del negocio exitoso, sino su proceso. Se busca establecer si el camino que llevó al éxito siguió principios básicos de respeto, lo cual genera confianza al divulgarse el uso de buenas prácticas, que puedan ser fácilmente comprobadas por el público.

El buen gobierno corporativo se traduce en reglamentar la toma de decisiones que afectan la dirección estratégica y política de origen corporativo, en regular los mecanismos de control del funcionamiento de la dirección estratégica y el desarrollo transparente de los planes fundamentales, en asegurar el cumplimento legal de las funciones tanto internas como externas de la organización y en buscar claridad y transparencia en los derechos y obligaciones de los órganos que estructuran la organización ajeno a interferencias.

Para mantener un buen gobierno corporativo y unas sanas prácticas empresariales, es preciso estar en su continua búsqueda y perfeccionamiento, para ajustarlas, revisarlas y replantearlas constantemente, debido a que los mercados y sus inversionistas son cambiantes, pero siempre buscando mejorar los procesos y toma de decisiones con información pública, abierta, completa y transparente, ajena a interferencias externas.


[1] OCDE. Principios de Gobierno Corporativo de la OCDE y del G20. Ed., OCDE. (2016). Disponible en: http://dx.doi.org/10.1787/9789264259171-es .

[2] Superintendencia de Sociedades de Colombia. ​¿Qué Es Gobierno Corporativo?. Noviembre de 2016. Disponible en: www.supersociedades.gov.co/Servicio_Ciudadano/Paginas/preguntas_frecuentes/gobierno_corporativo.aspx.   

[3] OCDE (2016), Principios de Gobierno Corporativo de la OCDE y del G20, Éditions OCDE, Paris. http://dx.doi.org/10.1787/9789264259171-es.

[4] Cámara Colombiana De La Infraestructura. ¿Qué Es Gobierno Corporativo?. 2016, Disponible en: www.infraestructura.org.co/FortalecimientoEmpresarial/Conceptos/QU%C3%89_ES_GOBIERNO_CORPORATIVO.pdf.

[5] Superintendencia Financiera de Colombia. “Código País.” Superintendencia Financiera De Colombia. Julio de 2020. Disponible en: www.superfinanciera.gov.co/inicio/industrias-supervisadas/gobierno-corporativo/codigo-pais-61162.   

[6] Superintendencia de Sociedades de Colombia, Confecámaras y Cámara de Comercio de Bogotá. Guía Colombiana de Gobierno Corporativo Para Sociedades Cerradas y de Familia. Septiembre de 2009. Disponible en: http://www.icgc.com.co/wp-content/uploads/2018/01/Gui%CC%81a-colombiana-de-gobierno-corporativo-para-sociedades-cerradas-y-de-familia.pdf.

[7] Blokhin, Andriy. The Impact of the Sarbanes-Oxley Act of 2002. Investopedia, Investopedia.  February 23 of 2021. Avaliable at: www.investopedia.com/ask/answers/052815/what-impact-did-sarbanesoxley-act-have-corporate-governance-united-states.asp#:~:text=The%20act%20had%20a%20profound,financial%20statements%2C%20and%20strengthen%20disclosure